La nébeda o menta de gato (Népeta cataria)

menta

Los gatos suelen mostrar un curioso interés por una planta con pequeñas florecillas blancas con puntitos púrpuras que crece en el campo y en jardines: la nébeda o menta de gato (Népeta cataria). Casi todos los gatos se sienten  atraídos por el olor que desprenden sus aceites aromáticos.

Cuando los gatos  localizan esta planta, suelen comerse sus flores, las olisquean, se frotan contra sus hojas, y adquieren un comportamiento particular, como si estuvieran extasiados. Al contrario de lo que se pueda pensar, la nébeda no es perjudicial para la salud de los gatos, sino relajante, así que pueden consumirla sin  problemas

La hierba para los gatos

hierba

La ingestión de hierba es necesaria para el gato.  Evita que el animal acumule bolas de pelo en el intestino, con el consecuente peligro que esto puede causar.

Algunos productos ayudarán al animal a expulsar las bolas de pelo y a  purgarse,  tales como: la malta y la hierba para gatos.

En muchas ocasiones nuestro gato mordisquea las plantas que tenemos en casa. Para evitar esto es recomendable proporcionarle la hierba que necesita. Este tipo de hierba, es normalmente avena, cebada o trigo, y se puede adquirir en  semillas o bien sembradas. Para el gato comer hierba es una necesidad que su organismo le pide porque, aunque el gato, como el resto de los felinos, es un animal principalmente carnívoro y es vital la taurina para sobrevivir, también precisa complementos vegetales como la fibra.

Suele ocurrir que después de comer hierba, el gato puede vomitar y expulsar las bolas de pelo eliminando así la obstrucción que le genera el malestar. Así, además de prevenir los problemas de estómago y purgar su organismo, se evita que se dedique a mordisquear y comer las plantas de interior, que en muchas ocasiones son plantas tóxicas para las mascotas y pueden resultar peligrosas.