Cuando los gatos eran sagrados

¡Qué ojos!

A mucha gente le gustan los gatos, pero ningún pueblo ha amado tanto a los gatos como los antiguos egipcios. Fueron ellos quienes comenzaron a domesticarlos hace más de 4 mil años. En un principio los gatos fueron apreciados y domesticados porque mantenían alejadas a las ratas, serpientes y otras alimañas de los hogares y depósitos de alimento. Pero muy pronto fueron más que simples mascotas útiles: se convirtieron en parte de las familias egipcias y hasta llegaron a ser venerados como semi-dioses.

Los egipcios creían que los gatos traían bendiciones a las casas de sus amos, por eso casi cada familia egipcia tenía uno en su hogar. Hasta donde se sabe, los gatos eran llamados miu o mii, tal como suena un maullido. Los felinos domésticos eran tan queridos, que comían igual o mejor que los miembros de la familia y había hogares donde el gato era el primero en comer. Los más estimados eran los negros, que eran extremadamente raros.

Arte de Arte Felino-E

Tanto se apreciaba a los gatos que se consideraba que todos ellos eran propiedad del faraón, aunque éste permitía que los plebeyos los cuidaran. Los gatos incluso figuraban en la interpretación de los sueños, pues se decía que si un hombre veía a uno en sus sueños tendría una buena cosecha. Otro testimonio del amor de los egipcios a los gatos cuenta que, en una batalla entre persas y egipcios, el general persa ordenó a sus soldados arrojar gatos vivos por encima de la fortaleza de los egipcios. Se dice que los egipcios prefirieron rendirse antes que permitir que siguieran lastimando así a los gatos.

Anuncios

La M en la frente de algunos gatos

Al solecito

¿Te has fijado que algunos gatos tienen un dibujo en la frente en forma de M? Seguro que si tienes un gato has levantado la mirada de la pantalla para fijarte si tu gatito tiene una. Los gatos tabby, son atigrados y presentan marcas muy especiales en su cuerpo. Por ejemplo, en las patas tienen dibujos de brazaletes que suben para encontrarse con las marcas del cuerpo; su cola posee franjas y en la frente presentan un dibujo en forma de M.

Hay varias leyendas en torno al origen de este dibujo.

Cuenta la leyenda que Mahoma, amante de los gatos, estaba sentado con su gata favorita llamada Muezza, que estaba dormida sobre una de las mangas del profeta. En ese momento Mahoma necesitaba salir de su hogar y para  no despertarla, prefirió cortar la manga de su vestimenta a interrumpir el sueño de Muezza. A su regreso, Muezza se inclinó ante él para darle las gracias. El profeta entonces acarició su frente sobre la que aparició la letra M de Mahoma y le otorgó además el don, a ella y a todos los gatos, de caer siempre de pie.

También se dice que cuando Jesús nació varios animales rodearon su pesebre, entre ellos destacaba una gata atigrada. El niño, encantado por todo lo que le rodeaba, no podía dormir. Al cabo de un rato la gata se sentó junto a él y suavemente lo acarició mientras ronroneaba. Poco a poco Jesús se quedó dormido. Agradecida, la virgen María acarició la frente de la gata y apareció la letra M. Desde esa noche los tabbies la tienen.

La primavera, no sólo la sangre altera

Caramelo

El pasado veinte de marzo de 2009 a las 11.44 TU (tiempo universal, las 12.44 hora oficial en España) se produjo  el equinoccio de primavera en nuestras latitudes. El Sol se situó en el equinoccio, dando comienzo a la primavera en el hemisferio norte y al otoño en el hemisferio  sur.

EL largo invierno ha dado paso a la subida de las temperaturas, al cambio de la luz y al color que alegra la vista y el alma . Los días luminosos que llegan con la primavera, provocan un renacer de colores que abarca toda la naturaleza.

La primavera se asocia comúnmente a una imagen positiva de la vida, al crecimiento y la alegría. Esto tiene una explicación científica: sucede porque el sol influye sobre el metabolismo y sobre la manera en que el organismo reacciona a los estímulos del exterior.

Este cambio de tiempo no sólo nos afecta a nosotros, también a nuestras mascotas.

Con la llegada de la primavera el gato se enfrenta a una serie de cambios hormonales, de temperatura y a una continua renovación del pelo. Esta caída y sustitución capilar se conoce con el nombre de muda y es un momento de intensa desesperación para algunos propietarios,  que ven  su casa y ropa “adornada” con innumerables mechones de pelo de la capa externa de su amigo felino.

La caída de pelo a la que nos estamos refiriendo es totalmente natural y no requiere una atención especial del profesional.

Al ser un suceso presente durante todos los años en nuestra vida de relación con el gato, debemos tener muy en cuenta  que facilitaremos el paso del proceso con dos medidas fundamentales:

  • el cepillado
  • la alimentación adecuada.

El cepillado no sólo retira de su cubierta externa los pelos muertos y favorece la salida del pelo nuevo, sino que es el mejor método preventivo para evitar que el animal ingiera grandes cantidades de un pelo que acabará formando unas peligrosas bolas de pelo en el interior del aparato digestivo del animal.
Para que el cepillado aporte todos sus beneficios debe realizarse de forma diaria, con los útiles adecuados al pelo de cada tipo de animal y siguiendo dos direcciones: en la propia del pelo y a contrapelo.

La alimentación  es algo de vital importancia. Los buenos alimentos piensan en todas y cada una de las necesidades de nuestro amigo, y en esta época de muda, han de pensar tanto en la piel como en el pelo. Para que un alimento cubra las necesidades de la muda debe tener muy presentes los siguientes puntos:

-Aumentar la función de  barrera de la piel: esto se consigue con la presencia en el alimento de vitaminas del grupo B,  aminoácidos y oligoelementos.

-Evitar la acción de los radicales libres, que son los responsables de la degradación de las células. En el caso de la piel,  evitamos dicha degradación con la aportación de un complejo de antioxidantes (vitaminas E y C, luteína y taurina).

-Aumentar la cantidad de pelo excretado: En el mercado hay  alimentos especialmente formulados para la época de muda de  nuestros gatos, que les ayudan a eliminar el pelo ingerido que, en este período es abundante y, en caso de no ser expulsado,  puede formar las bolas de pelo en su intestino con los consiguientes gravísimos problemas.

Gatos que descansan, comen o se asean unidos … permanecen unidos

Gatos que descansan unidos, unidos se mantienen.

Hace ya algún tiempo, tuve la oportunidad de asistir a una de las charlas de “Hablando de Gatos” organizada por Royal Canin. La charla estuvo dirigida por el veterinario Santiago Garcia Caraballo. En ella se expusieron de forma general cuestiones que interesan mucho a los propietarios de gatos, tales como la alimentación, trastornos de la alimentación conductas de eliminación inadecuada y de agresividad, las alergias, las razas … entre otros temas que iban surgiendo conforme iba desarrollando su exposición.

Algo que me gustó mucho fue un comentario que hizo el veterinario. En un momento determinado de la charla  mencionó como algunos gatos se llevan bien entre ellos, hay bastante  afinidad y compatibilidad,  y otros no. Comentó  que los gatos que duermen, se asean y comen juntos son animales que se llevarán bien siempre. Curioso, verdad, para los seres humanos.

El Acicalado

Ummmm qué rica mi comida ...

 El acicalado es una actividad de suma importancia para los gatos, de hecho le dedican muchas horas. El acicalado tiene funciones muy importantes en el gato y su ausencia indica la presencia de algún tipo de problema. Vamos a desarrollar sus funciones:

1. La primera función es simplemente higiénica. Por todos es sabida la agilidad y la flexibilidad de los gatos. Se asean, bien lamiéndose con la lengua hasta donde son capaces de llegar, o bien lamiendo sus patas y lavando con éstas aquellas parte donde no alcanzan con la lengua: cara y orejas. El acicalado sirve también para eliminar el pelo muerto que se le queda en el manto. Cuando el gato se hace mayor, a veces, tiene problemas para llegar a algunas partes de su cuerpo, sería importante ayudarlo y cepillarlo para evitar los nudos que se apelmazan en su piel.

2. La segunda función es de termorregulación, es decir, para resfrecarse cuando hace calor. Los gatos poseen glándulas sudoríparas tan sólo en las almohadillas plantares; así pues, no pueden eliminar el calor a través de la evaporación del sudor, como lo hacemos nosotros. La única manera que tienen de hacerlo directamente es a través del jadeo. Sin embargo, los gatos usan un mecanismo de refrigeración mediante la evaporación de la saliva sobre su pelo, saliva que el animal reparte lamiéndose por todo su cuerpo.

3. El acicalado tiene también una función de  significado social cuando se lleva a cabo sobre otros gatos. Son conductas de unión al grupo y tranquilizantes. Se puede realizar con el lamido o bien con el roce, impregnándose con el olor de sus feromonas faciales (F4), permitiendo así identificar a los otros felinos o a individuos conocidos de otra especie, como nosotros, como miembros del mismo grupo, haciéndoles sentirse bien.

4. La cuarta función es la de producir un efecto antiestrés, aunque ésta puede llegar a generar problemas de comportamiento , tales como el hiperaseo.

                                              “Gatos felices, dueños felices”  de S.G Caraballo

El Reflejo Flexor

2762343662_ff8249eede_o

El reflejo es una pauta hereditaria de comportamiento común a toda una especie, es de carácter local, es decir, no afecta a todo el organismo sino sólo a una pequeña parte. Es una reacción muscular involuntaria a cierto tipo de estimulación y su puesta en marcha es automática.

El reflejo flexor es aquel por el que el gatito hasta las dos semanas de vida encoge su cuerpo como una bola y flexiona las patitas y el rabo cuando se le sujeta por la piel del cuello. Este reflejo ayuda a las madres a transportar a sus cachorros de un lado a otro sin necesidad de arrastrarlos por el suelo o sin que vayan moviéndose dando pataditas.

En la vida adulta lo que queda del reflejo flexor se utiliza para inmovilizar al gato durante unos segundos. Cuando sujetamos al gato con los dedos por la piel del cuello, normalmente se queda inmóvil y con los ojos entrecerrados; tiene que estar muy nervioso para no permanecer así.

¿Gato o león? En definitiva, félidos todos.

Buscavidas al acecho

La palabra “felino” deriva del latín “felis”, que significa gato. Los félidos poseen un cuerpo esbelto, un oído agudo y una excelente vista. Son los mamíferos cazadores más sigilosos. La mayoría consume exclusivamente carne e ignora cualquier otra comida que no sea una presa viva.

A excepción de los guepardos, todos pueden retraer sus garras dentro de una vaina protectora mientras no hacen uso de ellas.

Podemos encontrar alrededor de 38 especies en esta familia; en la actualidad muchas de ellas escasean por varios motivos: son objeto de caza por su piel, se utilizan partes de su cuerpo, o  su hábitat está siendo destruido, como pasa con nuestro lince ibérico (Lynx Pardinus), el felino en mayor peligro de extinción.

En los félidos tenemos a los gatos y las panteras; entre ellos podemos encontrar a nuestro gato doméstico y el majestuoso león.

¿Sabes cuál es la diferencia entre los gatos y las panteras?

Seguir leyendo