La lengua de los gatos

lince

¿Alguna vez te ha lamido un gato? La lengua de los gatos tiene una textura muy particular, de hecho es uno de los elementos más característicos de los felinos.

La lengua de los gatos presenta una textura y apariencia áspera debido a que sus papilas gustativas son totalmente diferentes a las de los seres humanos e incluso a las de otras especies de animales. Sus papilas son cónicas y a la vez tienen forma de gancho; se asemejan a una lija. De hecho cuando el animal toca superficies lisas suele escucharse un sonido fuerte y se siente el impacto sobre nuestra piel.

En el aseo diario del gato, la lengua funciona como un cepillo que elimina el pelo muerto o las partículas que pueda tener en el pelaje.

La lengua les permite beber, detecta los sabores ácidos, amargos y salados, pero no captan bien el sabor dulce.

Anuncios

“Hasta el más pequeño de los felinos es una obra de Arte”. Leonardo Da Vinci

leonardo

Dicen que Leonardo da Vinci era un gran amante de los animales. Al parecer no podía verlos en la calle abandonados, sin cuidados ni alimento. Así que por este motivo convivía con gatos, perros y otros animales cuidándolos.

Leonardo da Vinci contaba que le gustaba observar al gato por sus movimientos elegantes. De hecho utilizaba estas observaciones para extrapolarlas  cuando dibujaba al animal mitológico más bello: el dragón.

Aquí tenemos una de sus láminas con gatos en diferentes posturas y con gestos distintos, genial…

Compartimos emociones

Aunque a muchos les parezca mentira los gatos pueden reconocer el estado de ánimo de un ser humano ya que el cerebro del gato, también en la parte de las emociones, es parecido al de una persona en un 98 por ciento. El gato tiene un desarrollado y amplio hemisferio cerebral que le permite diferenciar algunos colores, figuras geométricas y por supuesto conocer e interpretar algunas de las emociones humanas tales como el miedo, la tristeza, la angustia, la alegría… Cuántas veces hemos podido decir: “Mi gato me  entiende”o “Cuando estoy triste está conmigo continuamente” o comentarios parecidos.

Así que nuestro gato sabe reconocer nuestras emociones y nos incluye entre sus necesidades afectivas. Es sencillo mostrar nuestro cariño al animal: acariciándolo; hablándole en ese tono tan particular que sólo utilizamos cuando nos dirigimos a él; cepillándolo con suavidad…

emociones

 

Lectura postural

 

Esta imagen la he tomado de una página de facebook dedicada a los gatos. Me parece muy gracioso el dibujo, dependiendo de la postura que tome nuestro gato podemos hacer lectura de la temperatura ambiental, simpática, verdad.

Las Gatas Tricolores

Gloria posando para la fama

Las gatas con el manto tricolor son muy particulares, tienen un manto que a mí particularmente me fascina. Cuenta la sabiduría popular que  las gatas tricolores son símbolos de buena suerte. La tradición celta dice que tener una gata tricolor en la casa trae fortuna. También los marineros japoneses llevaban gatas tricolores en sus barcos para que los protegieran de las tormentas y de los malos espíritus.

Una gata tricolor es aquella que tiene en su manto, de manera fuerte o diluida, estos tres colores, que son por cierto los colores básicos de los gatos: naranja, negro y blanco. Si no posee uno de estos colores no será una auténtica gata tricolor.

La  mayoría de los gatos tricolores son hembras. El motivo es  que el gen que determina el color naranja y sus variantes está ligado al cromosoma X. Este gen se denomina O (de orange, es decir, naranja), y sus dos opciones son:

  • O (naranja): convierte el pigmento negro normal en pigmento naranja.
  • o (no naranja): permite que cualquier otro color –negro o sus variantes– presente en el otro cromosoma se manifieste.

Los machos pueden ser tricolores por varios motivos distintos:

  • Anomalía genética.
  • Mutación somática.
  • Quimeras.
  • Hermafroditismo.

Dado que los gatos machos son XY, sólo heredarán un gen para el naranja, el de su madre, de tal modo que sólo podrán ser naranjas (si es O) o no naranjas (si es o). Las hembras, sin embargo, son XX  y  heredan dos genes para el naranja, uno de su madre y otro de su padre, de tal modo que en las hembras se dan tres opciones:

  • OO: naranjas
  • oo: no naranjas
  • Oo: naranjas y no naranjas, es decir, tricolores

Aunque habitualmente el alelo dominante (O) silencia al recesivo (o) y no le permite manifestarse, esto no sucede así en el caso del gen para el color naranja, donde ambos alelos combinan sus esfuerzos posibilitando gatas que son a la vez naranjas y no naranjas (negras), en mayor o menor combinación con el blanco. Como las hembras son las únicas que tienen dos genes para el naranja, sólo ellas pueden ser auténticas tricolores.

Las gatas tricolores se engendran a partir de una de estas cuatro posibilidades de emparejamientos (teniendo en cuenta que “negro” y “naranja” incluyen todas las posibles variaciones y diluciones de estos colores básicos):

  • madre naranja (OO) y padre negro (o) = hijas tricolores (Oo)
  • madre negra (oo) y padre naranja (O) = hijas tricolores (oO)
  • madre tricolor (Oo) y padre naranja (O) = hijas naranjas (OO) o tricolores (oO)
  • madre tricolor (Oo) y padre negro (o) = hijas tricolores (Oo) o negras (oo)

Dependiendo de la extensión, patrón y distribución de los tres colores, se pueden distinguir a grandes rasgos tres tipos de gatas tricolores. En cualquier caso, la gran diversidad de posibilidades hace que no siempre resulte sencillo clasificar a una gata en concreto en alguna de estas categorías:

  • Calicó: las gatas calicó tienen gran cantidad de blanco, y los tres colores están bien diferenciados en grandes manchas. El blanco suele predominar en la parte inferior del cuerpo (pecho, abdomen, patas y barbilla). Algunas de estas gatas, incluso, son casi por completo blancas, con pequeñas manchas naranjas y negras.
  • Carey o tortuga: en estas gatas los tres colores están muy mezclados y no forman manchas diferenciadas. Puede que el blanco sea inexistente o muy escaso, aunque incluso cuando presenten porciones más grandes de blanco, el naranja y el negro estarán entremezclados (tortuga con blanco).
  • Tricolor atigrada: se trata de una gata tricolor en la que el patrón atigrado está bien marcado. Algunas gatas calicó o tortuga presentan también un patrón atigrado en las zonas naranjas, pero no en las zonas negras o grises. En las tricolores atigradas el patrón es mucho más claro en todo su manto (excepto, claro están, en las zonas blancas).

Mi Lince siempre con Marina. Donde esté ella, va él.

Siempre con Marina

La llegada de un bebé a casa se vive como algo maravilloso, comienza una nueva vida. Toda nuestra energía se centra en el bebé, es normal. Pero, ¿qué ocurre cuando tenemos gatos en casa? Algunas personas deciden que lo mejor es deshacerse del gato para evitar así problemas. ¿Es necesario? ¿Qué podemos hacer para evitar esto?

Creo que es importante saber que los gatos son animales con una gran capacidad de adaptación ante nuevas situaciones. Aun así, como todos los seres vivos necesitan cierta estabilidad en su entorno para mantener la estabilidad en su comportamineto. Cambios en su entorno pueden producir estrés y  ansiedad que mostrarán de una manera u otra, dependiendo del carácter del animal. Algunos se adaptarán con más facilidad y otros necesitarán algún tiempo.

Los gatos necesitan delimitar su territorio, mediante la utilización de marcas faciales, por ejemplo. Esto consiste en la deposición de feromonas. Lo hacen al frotarse contra objetos, pesonas u otros animales Es una actividad que hacen todos los días para sentir su espacio familiar. Cuando se produce un cambio, el animal volverá a marcar si es un gato más o menos equilibrado; sin embargo si el gato se siente amenazado, estresado o ansioso se relacionará menos con nosotros, se esconderá … ahí es cuando tenemos que hacer algo y ayudarlo a sentirse  que está en su casa.

Yo tengo dos hijos, Jaime y Marina. Con ninguno de los dos nacimientos he tenido problemas con mis gatos. Desde un principio he actuado de una manera natural. Los gatos son animales muy curiosos, entonces, por qué no permitirles que se acerquen al bebé, que lo huelan o lo observen con la tranquilidad que le caracterizan, siempre, por supuesto, bajo nuestra mirada.

Yo hablo desde la experiencia vivida con mis gatos y creo que los manotazos o los gritos para que no se acerquen al bebé o a su habitación es un gran error y lo que va a provocar es que no se cree ese vínculo maravilloso bebé-gato. ¡Ojo!  siempre que los gatos estén sanos y sean equilibrados; jamás poner en riesgo nada.

Mi Bebé tiene ahora cinco meses y Mi Lince, un espectacular gato por su espléndido comportamiento, siempre está con mi hija; él está donde ella esté. Es bonito ver su mirada cuando la mira.

¿A quién no le ha pasado esto alguna vez?

 

Y  yo me pregunto, a quién no le ha pasado esto o algo parecido alguna vez, se tengan gatos en casa o no; quizás cuando se visita la casa de algún amigo o familiar que sí que  tengan gatos, a que sí, a que te ha pasado. Además quién es el valiente capaz de retirarlos con lo a gustito que  se muestran mientras uno hace mil y una maniobras para poder continuar con lo que estaba haciendo 🙂

La nobleza de algunos animales

La nobleza de mi Lince

Me gustaría dejar testimonio con esta foto de la nobleza que muestran y tienen  algunos animales. El otro día Bodi, un cachorrito de tres meses de la raza bodeguero andaluz vino a mi casa con mi hermana. Cuando abrí la puerta el perrillo entró muy contento haciendo fiesta y olisqueándolo todo. Mi Lince lo recibió con su cola en alto y permitiéndole que lo olisqueara a él también. En ningún momento le buzó ni nada por el estilo. Se mantuvo en el brazo del sofá observando muy atento a mi hijo y a Bodi.  juguetear  y corretear por el salón