La primavera, no sólo la sangre altera

Caramelo

El pasado veinte de marzo de 2009 a las 11.44 TU (tiempo universal, las 12.44 hora oficial en España) se produjo  el equinoccio de primavera en nuestras latitudes. El Sol se situó en el equinoccio, dando comienzo a la primavera en el hemisferio norte y al otoño en el hemisferio  sur.

EL largo invierno ha dado paso a la subida de las temperaturas, al cambio de la luz y al color que alegra la vista y el alma . Los días luminosos que llegan con la primavera, provocan un renacer de colores que abarca toda la naturaleza.

La primavera se asocia comúnmente a una imagen positiva de la vida, al crecimiento y la alegría. Esto tiene una explicación científica: sucede porque el sol influye sobre el metabolismo y sobre la manera en que el organismo reacciona a los estímulos del exterior.

Este cambio de tiempo no sólo nos afecta a nosotros, también a nuestras mascotas.

Con la llegada de la primavera el gato se enfrenta a una serie de cambios hormonales, de temperatura y a una continua renovación del pelo. Esta caída y sustitución capilar se conoce con el nombre de muda y es un momento de intensa desesperación para algunos propietarios,  que ven  su casa y ropa “adornada” con innumerables mechones de pelo de la capa externa de su amigo felino.

La caída de pelo a la que nos estamos refiriendo es totalmente natural y no requiere una atención especial del profesional.

Al ser un suceso presente durante todos los años en nuestra vida de relación con el gato, debemos tener muy en cuenta  que facilitaremos el paso del proceso con dos medidas fundamentales:

  • el cepillado
  • la alimentación adecuada.

El cepillado no sólo retira de su cubierta externa los pelos muertos y favorece la salida del pelo nuevo, sino que es el mejor método preventivo para evitar que el animal ingiera grandes cantidades de un pelo que acabará formando unas peligrosas bolas de pelo en el interior del aparato digestivo del animal.
Para que el cepillado aporte todos sus beneficios debe realizarse de forma diaria, con los útiles adecuados al pelo de cada tipo de animal y siguiendo dos direcciones: en la propia del pelo y a contrapelo.

La alimentación  es algo de vital importancia. Los buenos alimentos piensan en todas y cada una de las necesidades de nuestro amigo, y en esta época de muda, han de pensar tanto en la piel como en el pelo. Para que un alimento cubra las necesidades de la muda debe tener muy presentes los siguientes puntos:

-Aumentar la función de  barrera de la piel: esto se consigue con la presencia en el alimento de vitaminas del grupo B,  aminoácidos y oligoelementos.

-Evitar la acción de los radicales libres, que son los responsables de la degradación de las células. En el caso de la piel,  evitamos dicha degradación con la aportación de un complejo de antioxidantes (vitaminas E y C, luteína y taurina).

-Aumentar la cantidad de pelo excretado: En el mercado hay  alimentos especialmente formulados para la época de muda de  nuestros gatos, que les ayudan a eliminar el pelo ingerido que, en este período es abundante y, en caso de no ser expulsado,  puede formar las bolas de pelo en su intestino con los consiguientes gravísimos problemas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s