Los ojos de los grandes felinos

La naturaleza ha dotado a los felinos de mayor tamaño, como el león o el tigre, con una pupila redonda.

La razón principal es que suelen cazar en horas con luz intensa. Además tienen las patas más largas que el gato, tienen los ojos a mayor distancia del suelo y no necesitan acercarse tanto a su presa ya que su salto es más poderoso.

Estos animales enfocan a su víctima de manera tan precisa como el gato, pero pueden corregir un cierto margen de error con su potencia muscular.

También, hay que tener en cuenta que las presas de los grandes felinos son de gran tamaño, mientras que las de los gatos son pequeñas, por lo que la precisión visual es clave para los pequeños carnívoros.

 

 

 

Los ojos del gato

Diseño sin título

Los ojos del gato tienen una luz especial, son profundos y misteriosos. La civilización egipcia utilizaba la palabra mau que significa ver, para nombrar a los gatos.

A pesar de todos sus encantos, los ojos de los gatos son muy delicados. Tienen una serie de cualidades maravillosas:

  • La pupila vertical le permite tener una buena profundidad de campo y la posibilidad de dilatar la pupila. El gato es un cazador nocturno, su pupila tiene que dilatarse mucho para detectar y acertar sobre su presa en condiciones de luz escasa.

 

  • Los gatos tienen una visión binocular, es decir que el campo de visión de un ojo siempre quedará cubierto por el otro. De esta manera,   permite una visión en tres dimensiones para determinar así la distancia, la profundidad y el tamaño de lo que percibe a su alrededor.

 

  • Loa gatitos abren los ojitos entre los siete y los catorce días de vida. Sin embargo, las habilidades oculares de los gatos aparecen a las 12 semanas de vida aproximadamente.

 

  • Se ha descubierto que los ojos de los gatos distinguen los colores mejor que los perros, puesto que su retina posee más conos y bastones.

 

  • La sensibilidad a la luz es seis veces superior a la del hombre, de ahí que los gatos puedan ver en la oscuridad. Detrás de su retina hay un tejido reflectante llamado tapetum lucidum que logra aumentar entre 30 y 50 veces cualquier rastro de luz.

 

  • Los felinos no derraman lágrimas, ni de alegría, ni de enfado, ni de tristeza. De esta manera, si un gato tiene los ojos llorosos quiere decir que necesita cuidados. Puede ser por una herida, por tener conjuntivitis, por sufrir una alergia, por estar resfriado.

La Dieta BARF aplicada en felinos

La Dieta BARF aplicada en felinos

La dieta BARF fue desarrollada por el veterinario y nutricionista australiano Ian Billinghurst en 1993.  

El término “BARF“ procede del inglés de las siglas de Biologically Appropriate Raw Food. El equivalente en español es ACBA (Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada). Este método de alimentación es adecuado porque los gatos son animales carnívoros por naturaleza. Una dieta basada en alimentos crudos les ofrece justo lo que necesitan: abundante carne fresca.

Esta dieta se basa en lo siguiente:

  • La alimentación propia de los animales salvajes es la que mejor asimila el organismo de los animales.

  • Se compone de carne cruda, vísceras, huesos y, en menor medida, de vegetales crudos.

  • El objetivo de la Dieta BARF se centra en maximizar la salud y la longevidad de los animales.

 

  • Pretende minimizar la necesidad de una intervención veterinaria.

  • Se considera que la alimentación artificial contiene harinas, colorantes y otros aditivos, que pueden ser causante de diversos trastornos de salud, como las alergias y la obesidad.

Ya sea por indicación médica o por una inclinación personal hacia los productos naturales, la Dieta BARF es cada vez más popular entre los amantes de los felinos

Interpretar el lenguaje de las orejas del gato

Los gatos utilizan una parte del cuerpo muy concreta para expresarse, las orejas. Además de moverse para escuchar y captar sonidos, las orejas del gato puede expresar diferentes estado emocionales:

  • Orejas rectas y hacia adelante: “Estoy tranquilo y relajado”.

bule

Cuando el gato está relajado y tranquilo, sus orejas apuntarán hacia delante mientras escucha el sonido del ambiente con serenidad. Puede darse el caso que las aperturas de las orejas de dirijan hacia adelante porque ha detectado algo. En este caso, la posición de las orejas iría acompañada  de unos párpados muy abiertos y una mirada atenta para saber qué sucede.

  • Orejas bajas y en horizontal: “Estoy muy asustado”.

enfadado

La posición defensiva, cuando nuestro gato está asustado, es la más evidente. Nos encontraremos unas orejas completamente aplanadas, pegadas contra la cabeza para protegerlas de un posible ataque. De esta forma las convierten en casi invisibles y dan un aspecto redondeado a la cabeza. Las orejas aplanadas indican que el gato está muy asustado y si, en lugar de respetar sus señales de aviso, seguimos acercándonos, el gato podría llegar a defenderse.

  • Orejas hacia los lados “No aguanto tonterías”.

tortuguita

Los gatos también se enfadan y sus orejas lo muestran con mucha expresividad. Cuando se sienten irritados o molestos, sus orejas se dirigen hacia afuera sin aplastarse del todo de manera que los dorsos de las orejas se harán visibles desde delante.

Si ves esta posición, el gato podría reaccionar de forma agresiva, así que te sugiero que le des su espacio y no lo molestes hasta que lo veas más calmado.

¡Todos podemos tener un mal día!

¿Tiene mi gato un buen estado de salud?

424374511_898e69c069_o¿Cómo saber que mi gato tiene un buen estado de salud?

  • El gato debe estar activo, atento y mostrar curiosidad por lo que sucede en su entorno.
  • El cuerpo del gato debe ser compacto, fuerte y con una musculatura que no permita tocar fácilmente los huesos.
  • Los ojos deben de estar limpios, brillantes y expresivos,  sin secreciones ni legañas.
  • La nariz tiene que estar limpia, sin secreciones.
  • Los dientes estarán blancos, limpios y con las encías sonrosadas.
  • Unas orejas sanas mostrará el estado de ánimo del gato: si el animal está tranquilo las aperturas de sus orejas apuntarán hacia delante; si está asustado mostrará unas orejas completamente aplanadas, pegadas contra la cabeza para así protegerlas ante un posible ataque; si está enfadado girará las orejas hacia afuera sin aplastarlas totalmente de manera que serán visibles desde delante.
  • Los oídos también deben de estar limpios, sin abundante cera, ni heridas que hayan podido producirse por el rascado.
  • El pelo debe de estar brillante, suave y sin caspa.
  • Sus extremidades estarán firmes, flexibles y compactas para el adecuado apoyo, para la marcha y la carrera.
  • La zona cercana al ano debe aparecer libre de restos de heces, lo cual es indicativo de que el gato no tiene diarrea.

Las bolas de pelo

cat-2403406_1280

Los gatos mudan su pelo con frecuencia. Aunque la muda suele darse durante todo el año, las estaciones del año donde el periodo de caída de pelo es mayor se da en primavera y en verano.

Todos sabemos que el gato es un animal limpio por naturaleza. Se asea varias veces al día. Cuando lo hace, su lengua áspera, debido a la rugosidad de las papilas gustativas, se convierte en un lija que arrastra los pelos muertos de su cuerpo.

Si estos pelos no son evacuados adecuadamente se forman las llamadas bolas de pelo. A veces, estas bolas de pelo transitan por el intestino sin causar daños al animal y las expulsa a través de las heces. En otras ocasiones, provocarán vómitos y malestar a nuestra mascota, pero en el mejor de los casos serán expulsadas al exterior. En otros casos es necesario la intervención del veterinario para ayudar al animal.

Para que el gato trague el menos pelo posible podemos hacer lo siguiente:

Cepillarlo con frecuencia para que al limpiarse ingiera la menor cantidad de pelos posible

Darle malta. A algunos gatos les gusta su sabor. A otros es necesario aplicarle la pasta de malta en la patita para que al lavarse se la tome.

Proporcionarle hierba.

Comprarle un pienso de buena calidad.

¿Cuántas vibrisas tiene mi gato?

IMG_7586

Las vibrisas son unos pelos táctiles que el gato tiene a ambos lado de su nariz. Puede tener más pelo de este tipo encima de los ojos y en la barbilla.

Los gatos tienen entre entre ocho y doce vibrisas a cada lado de su nariz. Evidentemente no es un número exacto y hay excepciones; algunos gatos tienen más bigotes y otros menos. Por lo tanto, en general, se puede decir que cada felino tiene entre 16 y 24 vibrisas.

Estos pelos gruesos tienen una función única y exclusivamente sensorial. De este modo, ayuda a que el animal:

Capte la temperatura.

Se oriente, para posicionarse en una caída, detecte los más mínimos movimientos y cambios en el entorno.

Detecte corrientes de aire, lo que unido al sentido del olfato les hace percibir el origen de los olores.

Perciba las distancias de los obstáculos.

Mida la amplitud de cualquier agujero para asegurarse así de no quedar atascado en su interior.

Proteja sus ojos.

Sepa si la presa que ha mordido está ya muerta.

Se comunique.

Muestre su estado de ánimo.

 

El celo de la gata

IMG_6675

El celo de las gatas es el momento fértil del ciclo sexual de las hembras felinas.

Durante este periodo la gata acepta aparearse con el macho y puede quedarse preñada. Sigue su instinto de perpetuación de la especie. La aparición del celo está relacionado con diferentes factores:

  • La temperatura.
  • Las horas de luz.
  • De otras hembras en celo del entorno.
  • La presencia de machos.

Es difícil concretar el momento exacto de aparición del celo, pero suele aparecer entre los seis y ocho meses de edad de la gata. La duración del celo es variable; como media puede durar entre seis y ocho días.

Es importante señalar que la gata es poliéstrica estacional, es decir, puede tener varios ciclos de celo en diferentes épocas del año.

Durante la época de celo, la gata cambia su comportamiento considerablemente:

  • Maullidos continuos.
  • Se frota contra nosotros y los muebles de la casa.
  • Adopta la siguiente postura: se apoya en sus patas delanteras ligeramente flexionadas y levanta la pelvis manteniendo la cola alzada.
  • Intenta escaparse de casa.
  • Sufre cambios en las ganas de comer. Normalmente come poco.
  • Orina con frecuencia y puede marcar su territorio.

Ailurofobia: miedo a Los Gatos

El número de personas que elige tener un gato en casa aumenta considerablemente.

Sin embargo, continúa habiendo un porcentaje muy alto de personas que no le gusta en absoluto los gatos. Ni verlos, ni tocarlos, ni tenerlos. Vamos… que no los quiere ni cerca ni lejos.

La ailurofobia es el miedo persistente e irracional a los gatos.

La palabra ailurofobia procede del griego “ailuros” que significa gato y “fobia” que significa miedo o temor.

Cuando estas personas están cerca de un felino empiezan a sudar, a temblar, les falta el aire e incluso pueden entrar en un ataque de pánico.

El miedo a los gatos, en ocasiones, está relacionado al desconocimiento que se tiene de los felinos y a las leyendas en torno a ellos; aunque evidentemente haya personas que hayan podido tener una mala experiencia que ha reforzado este temor.

Algunos rechazan a los gatos porque dicen que son “traicioneros”; otros por su mirada fija y penetrante; por esa manera de caminar tan sigilosa; también por tener hábitos nocturnos; por no conocer amo; por tener una sexualidad ruidosa; por no ser “fiel” como un perro; otros por pensar que traen mala suerte, etc.

Hay que ser positivos y pensar que este miedo irracional puede curarse con la ayuda de un profesional 😄