La hierba para los gatos

hierba

La ingestión de hierba es necesaria para el gato.  Evita que el animal acumule bolas de pelo en el intestino, con el consecuente peligro que esto puede causar.

Algunos productos ayudarán al animal a expulsar las bolas de pelo y a  purgarse,  tales como: la malta y la hierba para gatos.

En muchas ocasiones nuestro gato mordisquea las plantas que tenemos en casa. Para evitar esto es recomendable proporcionarle la hierba que necesita. Este tipo de hierba, es normalmente avena, cebada o trigo, y se puede adquirir en  semillas o bien sembradas. Para el gato comer hierba es una necesidad que su organismo le pide porque, aunque el gato, como el resto de los felinos, es un animal principalmente carnívoro y es vital la taurina para sobrevivir, también precisa complementos vegetales como la fibra.

Suele ocurrir que después de comer hierba, el gato puede vomitar y expulsar las bolas de pelo eliminando así la obstrucción que le genera el malestar. Así, además de prevenir los problemas de estómago y purgar su organismo, se evita que se dedique a mordisquear y comer las plantas de interior, que en muchas ocasiones son plantas tóxicas para las mascotas y pueden resultar peligrosas.

¿Por qué juega el gato?

dsc07899

Los gatos empiezan a jugar cuando tienen pocas semanas de vida. Sus juegos pasan de ser juegos sociales con su madre y sus hermanos a juegos de predador con objetos inanimados.

Los juegos favoritos de los gatos son:

  • el acecho
  • la persecución
  • la captura de objetos en movimiento

Estas actividades les permiten practicar las habilidades de cazadores que cualquier felino desarrolla en su medio natural.

Cuando tenemos un gato en casa no hace falta buscar juguetes sofisticados para estimular estas habilidades. Basta una pelotita que pueda atrapar sin dificultad, una cuerda que le cuelgue algo o no de un extremo, un ovillo de lana,  un pluma de un pájaro…

¿Qué ocurre si se corta los bigotes a un gato?

gato3

La naturaleza no ha dotado a los felinos de bigotes o vibrisas por estética. Todo lo contrario, son una parte esencial para el animal.  Así que es fundamental no cortarlos.

Aunque la pérdida de las vibrisas no es de vida o muerte,  puede desconcertar al animal,  ya que lo deja desprotegido y desorientado con problemas para desenvolverse en el medio en el que vive.  Además,  podrá chocar o hacerse daño en los ojos, o quedarse atrapado,  ya que el cerebro no recibe la señal adecuada para protegerlo y orientarlo.

Los bigotes o vibrisas: qué son y para qué sirven

cat-1508613_1920

Los gatos tienen unos bigotes muy sensibles, se llaman vibrisas. Son un tipo de pelo rígido especializado. Las vibrisas actúan como receptores táctiles. Tal vez, se podría decir que es el órgano más desarrollado de los gatos.

Este tipo de pelos, se encuentra en las mejillas o  en el labio superior, sobre los ojos, en la barbilla y en la parte posterior de las patas delanteras.

Muchos mamíferos tienen bigotes, sin embargo, son los gatos los que muestran una mayor sensibilidad de estos receptores.

¿Para qué los utilizan los gatos los bigotes? Estos pelos especiales son utilizados para:

Captar la temperatura.

Orientarse, para posicionarse en una caída, detectan los más mínimos movimientos y                      cambios en el entorno.

Detectar corrientes de aire, lo que unido al sentido del olfato les hace percibir el origen             de        los olores.

Percibir las distancias de los obstáculos.

Medir la amplitud de cualquier agujero para asegurarse así de que no vaya a quedar                    atascado en su interior.

Proteger sus ojos.

Saber si la presa que han mordido está ya muerta.

Comunicarse.

Mostrar el estado de ánimo del felino.

Ojos sanos

cat-694730_960_720

En una ocasión, un veterinario, ahora amigo, me comentó que una manera muy evidente de saber y comprobar  que nuestro gato está sano es mirarle los ojos y el pelaje.

Él me hizo el siguiente recorrido para tener controlado el estado de los ojos de nuestra mascota:

  • Deben tener “expresión viva”,  estar brillantes.
  • El tercer párpado no debe verse.
  • Las pupilas deben tener el mismo tamaño.
  • Si deslizamos hacia abajo, suavemente, el párpado inferior, el tejido no debe estar inflamado y debería ser de color rosa, ni blanco ni rojo.

Los gatitos recién nacidos

dsc04283

Cuando los gatitos nacen, son ciegos y sordos. Sin embargo, estas deficiencias temporales se ven compensadas por un excelente olfato. Esto se puede apreciar por la forma que tienen de buscar la teta de la madre. Cuando cumplen alrededor de 10 días de vida,  su deficiencia visual comienza a quedarse atrás con la apertura de sus ojitos.

Las feromonas: glándulas en las almohadillas de las patas

patas1

 
La feromona es una sustancia química, cuya liberación al medio por un organismo influye en el desarrollo o en el comportamiento de otros miembros de la misma especie.

En el caso de los felinos las feromonas se originan en unas glándulas situadas en diferentes partes de su cuerpo:

• Las glándulas periorales situadas alrededor de la boca.
• Las glándulas temporales, se encuentran en el lateral de la cabeza.
• Las glándulas caudales, están en la cola.
• Las glándulas anales.
• Las glándulas situadas en las almohadillas de las patas.
• Y por último, las feromonas también se encuentran en la orina, la heces y la saliva.

Las glándulas que se sitúan entre las almohadillas de sus patas, segregan un aceite con un aroma que sólo los gatos pueden detectar. Cuando un gato araña una superficie como el sofá, la alfombra o un rascador, deposita un poco de “su perfume”, dejando así un mensaje a otros gatos. Es una forma de decir “Yo he pasado por aquí”

Las pupilas rasgadas de los felinos

lince

Como es bien sabido, algunos seres vivos tienen hábitos nocturnos de caza. Esto ha hecho que desarrollen órganos que les permiten desenvolverse mejor en el hábitat en el que viven.

Las pupilas rasgadas permiten un control mayor sobre la cantidad de luz que entra en el ojo, por una razón muy sencilla: cuando es de noche y hay poca luz ambiental, la pupila puede abrirse hacia los lados, teniendo una apertura mucho mayor que la humana, y permitiendo de esta manera que entre más luminosidad.

Cuando es de día, y el órgano no necesita tanta luz ambiental, el iris se cierra al máximo dejando una ranura vertical, y a partir de ahí se puede seguir controlando la luminosidad que atraviesa la rendija, abriendo o cerrando los párpados.

Para mejorar aun más la visión con poca luz, los felinos tienen una capa reflectiva llamada Tapetum Lucidum detrás de la retina para aumentar la cantidad de luz captada por las células fotorreceptoras, aumentando así la sensibilidad de los bastones.

El Tapetum Lucidum es el responsable de que los ojos de los gatos y otros animales brillen tanto en las fotos con flash, y es también lo que le da nombre a los famosos ojos de gato usados en las bicicletas.